4.5.07

EL ENEMIGO - Mario Augusto Rodríguez

Recosté el taburete a la pared del portal. Me senté. Esperé.

Pasaron los hombres cargando el ataud.

Pregunté:

—¿A quién van a enterrar?

Uno de los acompañantes se detuvo. Contestó:

—Es el cadáver de tu enemigo.

Cuando el cortejo fúnebre doblaba la esquina de la calle, sentí en los ojos la humedad de las lágrimas.

—¡Dios mío! ¡Dios mío! —sollocé—. ¿Qué será de mí sin mi enemigo?

---
© 2007, Mario Augusto Rodríguez.
Puedes saber más del autor [[AQUÍ]].


4 comentarios:

Lizzie dijo...

Hoy, en particular (cuando uno tiene malos días como que se le ocurren ideas así, raras), me ha parecido increíblemente cierto el mensaje de este cuento. ¿Como es la naturaleza humana, no?

Me encanta cuando la literatura refleja la vida.

Anónimo dijo...

Me parece afortunado iniciar el blog con este cuento de Mario Augusto... Iniciar con este autor es además un valor agregado al propósito que tiene el sitio en el infierno cibernético.
Es una lección de humiladad. Por que los hermanos mayores ya dijeron mucho y lo dijeron bien.

Héctor Collado

Songo dijo...

Estoy de acuerdo con Héctor. El Maestro Mario Augusto corta con un filo exacto y milimétrico.
Si sabemos de dónde venimos, quizá podamos acertar al "dónde vamos".
Abrazo

José Luis Rodríguez Pittí dijo...

Lissete, Héctor, Songo, gracias por la visita. El cuento de Mario Augusto es una obra para ser degustada lentamente, palabra a palabra y meditar sobre la sensación que nos deja su trama, que encierra mucho de la naturaleza humana. En efecto, Héctor, está aquí como homenaje al maestro y a toda la buena literatura que nos ha precedido. Saludos, JLRP