18.5.07

SUCIEDAD - Lissete Lanuza Sáenz

El sonido de la puerta interrumpe el pasmoso silencio que ha comenzado a acurrucarse en el pequeño apartamento. Un rayo de luz y una persona son los causantes. Con el sonido viene un reflejo infinito que ilumina las superficies inmaculadas del pequeño espacio por primera vez en el día.

La alfombra es crema, y los muebles una combinación de colores pasteles que parecen desafiar la suciedad. Una mujer, inmaculada de blanco, deposita su cartera en una de las pequeñas mesitas de la sala, y luego continúa su marcha hacia el cuarto, sin interrumpir el cuidadoso balance del lugar.

Una vez en el cuarto, se deshace lentamente de sus ropas que caen al piso sin dejar rastros, tan limpias como su dueña. No hay pausas hasta llegar a la ducha, donde el estropajo la espera, como cada noche. Lágrimas transparentes se mezclan con el agua, que rebota contra su piel en un pat, pat, pat que tiene algo de melodioso. Como todas las noches, la rutina sigue su camino sin interrupciones y entre temblores se dedica a raspar su piel hasta sangrar, tratando de deshacerse del olor que ha llegado a mezclarse con su sangre.

La sensación fantasma de unos dedos deslizándose sobre su piel pretende distraerla, pero sus manos se deslizan hacia la el grifo, desde donde el agua cae cada vez mas fría contra su cuerpo caliente, mientras trata de deshacerse de ese estremecimiento que ha quedado clavado tan adentro, sabiendo perfectamente que al día siguiente se encontrara allí, en el mismo lugar, tratando otra vez de deshacerse de la memoria de él impresa en su piel.

---
© 2007, Lissete Lanuza Sáenz.
Puedes saber más de la autora [[AQUÍ]].

4 comentarios:

Edilberto dijo...

Este texto es como un baño a vapor, no sé porqué. He disfrutado múltiples dimensiones de su lectura.
LIZZI, este es mi otro mail.
Sigue escribiendo chica

El Songo

Mariabé dijo...

Lissette,

Las imágenes en tu cuento son claras y suaves, haces que casi pueda imaginarme la dramática "escena" que relatas.

Lizzie dijo...

Como siempre, atrasada ...si algo me pone feliz es sus comentarios. Muchas gracias!

José Luis Rodríguez Pittí dijo...

Este texto, como bien lo ha comentado Songo, tiene múltiples capas, una profundidad mayor de lo que aparenta. Es una pieza muy buena, tanto que Mariabé nos dejó sus muy acertados comentarios... Cheshire Cat, siéntete orgullosa: en tus textos tienes todos los motivos.