12.10.07

RAZA, FAMILIA Y ANTEPASADOS - Minipresentación, edición #24

Esta edición de miniTEXTOS, la 24, coincide con esa fecha importante para Europa y América que es el 12 de octubre. (Hay algo mágico en estas cifras: 24, el doble de 12, que es la cifra formada por combinaciones de dos y seis, cuatro y tres, números especiales pero de los cuales no quiero hablar pues no quiero que me arrastren en eso de la numerología.) Así que, antes de arrancar con esta nota, pensaba en esa fecha, su significado y, en esa divagación curiosa de la mente, pasé de las fechas y los guarismos peculiares a las combinaciones aritméticas, las generaciones de personas, la genética y ese fenómeno que heredamos de los europeos que son las genealogías, los apellidos, las familias, una forma vedada de hablar de raza.

Pensé en esa gente que paga por conocer escudos y blasones, de alguna manera vino a mi mente el proyecto de un grupo cristiano que está digitalizando certificados de bautismo por todo el mundo (porque Dios, según ellos, en el inminente día del juicio, les pedirá el nombre de los que merecen disfrutar del paraíso y ellos deben prepararse para no mentir), recordé el procedimiento de ese club social que emite bolas negras y blancas para negar o aceptar la membresía de acuerdo a una combinación de familia, raza y profesión, y el matemático que a veces se impone al hombre de letras me hizo regresar a la tierra.

Todos tenemos dos abuelos, cuatro bisabuelos, ocho tatarabuelos. Es una cuenta que aumenta vertiginosamente de generación en generación. Hice una tabla. Para alguien que nació en 1970, asumiendo 20 años entre generaciones, tendrá dos padres nacidos en los 50, cuatro abuelos nacidos en los treinta, ocho bisabuelos de la primera década del siglo XX. En 12 generaciones, apenas en 1730, tendrá 4096 antepasados:

Generación

Año

Antepasados

1

1950

2

2

1930

4

3

1910

8

4

1890

16

5

1870

32

6

1850

64

7

1830

128

8

1810

256

9

1790

512

10

1770

1,024

11

1750

2,048

12

1730

4,096

Cuatro mil antepasados: ¿A qué familia en realidad pertenecemos si cuatro mil personas de cuatro mil procedencias se unían en el siglo XVIII, de una manera u otra, para dar origen a lo que somos hoy? Parece una cantidad bárbara de gente pero, cuando Colón llegó a América hace 24 generaciones, había 16 millones setecientos setenta y siete mil y un poco más de personas rondándose una a otra para engendrarnos:

13

1710

8,192

14

1690

16,384

15

1670

32,768

16

1650

65,536

17

1630

131,072

18

1610

262,144

19

1590

524,288

20

1570

1,048,576

21

1550

2,097,152

22

1530

4,194,304

23

1510

8,388,608

24

1490

16,777,216

En ese medioevo en que se otorgaban escudos y blasones, ¿cuál era nuestra familia? ¿Qué escudo debemos colgar en la sala de nuestras casas? Parece que el apellido que llevamos nos ha tocado por una carambola de un juego con millones de bolas, ciego azar. De consuelo, les dejo con que en esa época tal vez no eran tantos nuestros antepasados: la cruza entre familia era, es algo común cuando hablamos de cifras tan inmensas.

En fin, hoy se celebra el día de la raza, el día de Colón, el día de la hispanidad, el día del encuentro o el día de la invasión: Unos dicen que les debemos; otros que nos quitaron. Todos tienen razón, las relaciones humanas no son simples. Pero al final, ese pasado de razas y antepasados y naciones en guerra, pierde toda fuerza. Estadísticamente, somos hijos de la humanidad. Eso es todo. Estadísticamente somos iguales, aunque algunos sueñen con apellidos o razas o genealogías u orígenes que las matemáticas demuestran irrelevantes. Sólo importa quiénes somos hoy, primos y hermanos unos de otros.

Con esa idea hoy les presento la obra de cinco autores hermanos: Raúl Leis, Vilma Vargas Robles, Sara Rolla, Daniel Omar Cignacco y Dairo Antonio Herrera Cortina que representan a esa América, mezcla perfecta de humanidad.

JLRP, editor.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Los MINITEXTOS #24 me han impresionado especialmente. Es una edición redonda. Y tu recuento de antepasados, alucinante. Uno lo sabe, pero los números ponen otra atmósfera. Es un argumento irrebatible contra cualquier tipo de discriminación. Todos somos todos. Así de simple. Enhorabuena. Un abrazo,

David Escobar Galindo

j4ur14 dijo...

Día de la Raza...

tiempo para mi sin recordar esta fecha. Nunca he sentido aprecio por recordar este día, al menos no por su nombre.

Yo creo que basta con "Día del Descubrimiento de América".

Saludos y una vez más, he recreado un rato mi mente con los MINItextos.

Anónimo dijo...

Quedé pasmado el día 12 de octubre del 2005, allá, en Madrid, España, al escuchar a todos los españoles que encontraba que se estaba celebrando el día de España (...) los niños agitaban las banderitas, y el rey y reina pasaban díscolos en su carruaje...alguien agitó la bolita de cristal, y yo desperté riéndome, entre hojas de otoño revueltas, aquí, en mi camastro sin tiempo ni raza.

Songo dijo...

Se trata de la mezcla que ha dado como resultado la raza cósmica a la que se refirió VASCONCELOS.
Nuestras raíces en la América Profunda, en Europa, África, Asia y hasta la Polinesia, mi gente.
El auténtico crisol... exige TOLERANCIA y PAZ