16.11.07

ORGASMO - Mario Augusto Rodríguez

Los cuerpos sudorosos, entrelazados, derraman placer. Las bocas se muerden murmurando gemidos y saboreando jadeantes suspiros.

La profunda intensidad del gozo compartido eleva a los amantes a los espacios siderales. Lejos de la tierra, no escuchan el ruido atronador que enciende el aire.

Cuando el cohete revienta en azuladas llamaradas, la pareja vuelve en el supremo éxtasis del orgasmo.

Al día siguiente, un soldado escudriña con la punta de su M16 entre las ruinas calcinadas: busca restos o huellas de batalloneros. De pronto, se sorprende ante un montoncillo de morenas cenizas: forman la perfecta semiesfera de un seno femenino.

El soldado hunde un dedo en la ceniza. Se acerca el dedo a la nariz:

—¡Carajo! —exclama—. Esto huele sabroso.

Se lleva el dedo a la punta de la lengua. Lo saborea y vuelve a exclamar:

—¡Y sabe lo mismo!


---
© 2007, Mario Augusto Rodríguez
Puedes saber más del autor [[AQUÍ]].

1 comentario:

Songo dijo...

Amor y guerra, sangre y pasión.
El Maestro Mario Augusto nos trae una pieza exacta sin sermones pero certera!